Museos Virtuales, la revolución tecnológica que acerca a todos la cultura
3417
post-template-default,single,single-post,postid-3417,single-format-standard,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-14.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
vermeer

Museos Virtuales

Las exposiciones virtuales ya son una realidad

Esta semana se ha presentado en Amsterdam el proyecto “Conoce a Vermeer”, una iniciativa de Google y el museo Mauritshuis, que permitirá conocer la obra del pintor Vermeer  gracias a la realidad aumentada.
Se trata de uno de los ejemplos más cuidados de una tendencia cada más al alza en las galerías más punteras: la creación de museos virtuales para visitar sus salas desde cualquier rincón del planeta.
La aplicación, alojada en la plataforma Google Arts and Culture ofrece acceso a 36 cuadros al mínimo detalle, con posibilidad de movimiento dentro de la reconstrucción virtual del museo y con todo tipo de explicaciones gracias a la realidad aumentada.
Pero lo verdaderamente interesante no está en el cuidado desarrollo técnico alcanzado, que ya de por si garantiza una experiencia increíble para todos los amantes del arte, sino que esta muestra además es única e imposible de repetir en el mundo real, pues permite reunir en una sola muestra cuadros de procedencia distinta, algunos en colecciones privadas, otros demasiados frágiles para ser prestados y otros incluso en paradero desconocido desde hace años, que de otro modo sería imposible reunir en una muestra tradicional.  Ahí radica la vital importancia que este tipo de muestras tienen en realidad.
Sin embargo, esta exposición virtual de Vermeer no es la única, ni tan siquiera la primera. En los últimos meses hemos asistido a la presentación de numerosas experiencias virtuales, que los museos ponen al alcance de sus usuarios (sí, deberíamos empezar a distinguir entre usuarios vr de museos y visitantes físicos). Ejemplo reciente y cercano ha sido las actividad “Realidad virtual en el museo”, organizado por el Museo Thyssen, que permitía adentrarse en la obra de Van Gogh o Mondrian entre otros. También el Britsh Museum permite explorar en realidad virtual las obras en su “Tour virtual por el Antiguo Egipto”, así como los fondos del Franklin Institute de Philadelphia., están al alcance de cualquier que tengas unas gafas inmersivas en su casa.
Por supuesto estas opciones no reemplazarán nunca la vivencia de visitar un museo. Los amantes del arte más puristas siempre preferirán contemplar los trazos de una obra en vivo y no a través de un visor. La sensación de moverse por la sala de un museo y sentarse a contemplar un cuadro no es comparable a la visión virtual, al menos en los mismos términos. Pero es que tenemos que tener claro que este tipo de experiencias no tienen como fin sustituir la visita real, sino alentarla. Dar la posibilidad de contemplar previamente hasta el más mínimo detalle con información que profundice en el conocimiento de la obra y además con el reposo de ver la obra tu solo no hace sino alentar una futura visita física al museo.
Como explicaba esta semana a los medios de comunicación Emilie Gordenker, directora del Mauritshuis y promotora de la iniciativa `Conoce  Vermer´: “Estoy segura de que esta iniciativa aumentará el interés por los museos. Por lo que he visto en los últimos veinte años, tener las fotos de un cuadro, hace que muchos quieran tener la experiencia en primera persona”.
Se abre en suma una nueva era para el mundo de los museos, en la que la alianza entre las tecnologías inmersivas y la cultura permitirá promover el arte y hacer que llegue incluso a aquellos que no pueden viajar hasta el museo.
Isostopy
software@isostopy.com


Share This